Día mundial de la lucha frente al cáncer de mama

19 de Octubre

 

Hoy, día mundial de la lucha frente al cáncer de mama, nos gustaría aportar nuestro granito de arena y explicaros lo más importante de esta enfermedad y su relación con la comida.

El cáncer de mama, es una enfermedad en la que todavía queda mucho camino e investigación por delante, probablemente más de uno que esté leyendo este texto tiene a alguien en mente que ha pasado por este u otro tipo de cáncer, un proceso largo donde mantenernos con energía no siempre es fácil.

Durante esta enfermedad, aparecen carencias de muchos nutrientes que a través de una alimentación equilibrada y variada, junto con la práctica diaria de actividad física, nos ayudará a tener mejor calidad de vida además de poder disminuir aquellos efectos negativos que puede producir el tratamiento.

En primer lugar, hay que recordar que cada cáncer y cada persona es diferente, tenemos que escuchar las recomendaciones pautadas por el oncólogo y el dietista nutricionista ya que la pauta nutricional variará en función del estado nutricional, el estado y los síntomas del paciente.

La alimentación en enfermedades oncológias es muy importante ya que reforzará nuestro sistema inmunológico.

No obstante, no debemos olvidar otros aspectos como el deporte, el descanso, el estado de ánimo y eliminar aquellos factores negativos como el estrés, el tabaco, el alcohol…

La alimentación jugará un papel importante en el manejo de los síntomas que las diferentes pacientes puedan padecer. Hay que recordar que no hay suplementos alimenticios ni ningún super alimento con evidencia científica, que cure, reduzca los efectos tóxicos, caída de pelo… de hecho, si lo hubiera serían los médicos los primeros en recomendarlos.

De hecho, cuidado con esto, es importante comentarle todo al oncólogo ya que incluso las suplementos más naturales podrían interferir con el tratamiento.

Grupos de alimentos a tener en cuenta

Las técnicas culinarias cambiarán en función de los diferentes efectos secundarios que nos podremos encontrar durante el tratamiento, pero hay ciertos grupos de alimentos que serán importante reforzar.

  • Verduras y hortalizas

Debemos incluirlas en todas las comidas principales, tanto en crudo como cocinadas. Es importante ir variando según los colores de las frutas, verduras ya que nos aportarán diferentes vitaminas y minerales.

  • Frutas frescas bien lavadas

En las frutas (sin pesticidas ni fertilizantes) es aconsejable consumir la piel ya que contiene elevadas cantidades de fibra. También, es importante aumenta el consumo de frutos rojos por sus beneficios antioxidantes.

  • Granos integrales

Como hemos repetido en más de una ocasión durante diferentes entradas del blog la forma integral será la forma más saludable siempre y cuando no haya contraindicaciones

  • Pescado azul

Aumentaremos el consumo de pescado azul respecto al blanco e intentaremos evitar los enlatados con aceite “vegetal” refinado.

  • Legumbre

Las legumbres son una fuente rica de proteína vegetal e hidratos de carbono y micronutrientes, así como fibra alimentaria de calidad. En el caso de una alimentación vegana o vegetariana aumentaremos su consumo.

  • Frutos secos

Los frutos secos siempre al natural, crudos o tostados sin sal.

  • Ejercicio físico

Según la ESPEN » el cuidado nutricional (en pacientes con cáncer) siempre debe ir acompañado de entrenamiento físico» influye en nuestra calidad de vida, tanto en la salud física como la mental.

Grupos de alimentos que intentaremos reducir

  • Consumo de carnes rojas

La recomendación es que hay que consumir menos carne en general, será menos frecuente que el de pescados y legumbres. Limitaremos al máximo cortes grasos como embutidos (aunque sean de pavo) y resto de procesados. Revisar las etiquetas y buscar embutidos con % de carne cercanos al 100%.

  • Contaminación de frutas y verduras

Las frutas menos contaminadas son: naranja, plátanos, piña, pomelos, sandía, melón, ciruela, kiwi, mango y arándanos.

Las verduras menos contaminadas son: brócoli, coliflor, repollo, tomate, cebolla, berenjena, guisante, espárragos.

  • Contaminantes ambientales

Evitar los desodorantes con aluminio. Evitar todos los cosméticos y objetos de higiene personal (champús, lociones, geles, etc.) que contengan estrógenos, productos de placenta o parabenos y ftalanos.

  • Evitar microondas con diferentes materiales

Evitar agua, café, leche, caldos en microondas en envases de plásticos ya que al calentarse liberan el PVC.

  • Bollería

Casera o industrial, (las galletas, aunque sean galletas María, también son bollería)

  • Sal y salsa

Disminuiremos el consumo de sal añadiendo hierbas y especias (orégano, tomillo, romero, hierbabuena, albahaca, menta, estragón, laurel, perejil, comino, pimentón, nuez moscada, guindilla, curry, cilantro, eneldo, salvia, ajo). Nos fijaremos en el etiquetado de las diferentes salsas comerciales para asegurarnos la cantidad de sal

  • Alimentos procesados ricos en grasa, almidón o azúcares

Patatas chips, pasteles, galletas, bizcochos, confitería, pasta blanca o pizza elaborada , entre otros.

 

Lo mas importante es comer lo suficiente para permanecer lo más saludable y fuerte posible, una alimentación variada y equilibrada nos ayudara a aportar al organismo todos los nutrientes necesarios para el proceso. Buscaremos amoldar la alimentación en función de los diferentes efectos (anorexia, náuseas, vómitos, boca seca, dolor de garganta) que pueda padecer el paciente.

En la actualidad, el papel del Dietista Nutricionista no figura en los hospitales ni en las plantas de oncología, la alimentación de estas personas durante el proceso, sigue pasando a segundo lugar. Diferentes estudios como este y este, demuestran los beneficios de llevar una alimentación saludable ayuda durante el proceso además de prevenir diferentes patologías relacionadas.

Si te encuentras pasando esta enfermedad u otro tipo de cáncer, infórmate para conocer la mejor manera de llevar tu alimentación durante el proceso. Estaremos contigo en el camino para ayudarte.

Dietistas Nutricionistas Pamplona

GUT Nutrición, te estamos esperando.

Las cookies de GUT Nutrición son caseras, saludables y sin azúcares añadidos. Analizan tu navegación para obtener datos de tráfico y mejorar tu experiencia web    Más información
Privacidad
Abrir chat
¿En qué podemos ayudarte?
¡Hola!

¿En qué podemos ayudarte?