Cuando pensamos en la palabra dieta, inmediatamente nos viene a la cabeza la palabra prohibición, castigo, limitación…, pero ¿por qué?

Las dietas milagro y la operación bikini suele ir de la mano. Queremos un cambio ya, inmediato y cuanto más rápido mejor.

Es en esta época del año se repite siempre lo mismo, llega el verano, el sol, el buen tiempo y todos nos preocupamos excesivamente por esos kilos de más. Buscamos de forma desesperada un método que permita hacer milagros en los números de nuestra báscula. Por desgracia, es aquí cuando aparece las famosas dietas milagro, nos prometen resultados eficaces en pocas semanas.

¿Son estas dietas milagro un error? ¿Cómo las identificamos? ¿Qué podemos hacer para bajar de peso?

Te lo contamos todo en este post:

¿Dietas milagro, cómo las reconocemos?

Es muy fácil, ¿quién no ha visto nunca el típico anuncio de, pierde 5 kilos en 1 semana? Este tipo de publicidades (engañosas), aparecen como agua de mayo al acercarse las altas temperaturas y el ponernos bikini.

Empezamos a dejar de usar los abrigos que nos cubren casi todo el cuerpo, los jerséis y los pantalones largos. Comienzas las bermudas, vaqueros cortos, faldas… Y todas las miradas apuntan al espejo y a la báscula de casa. Porque sí, también este tipo de dietas las relacionamos con mujeres, no con hombres. Es la operación bikini, no la operación bañadora.

¡Oh no! Otro año que se me ha echado encima, si aún sigo comiendo los turrones de Navidad.

¡Hay que ponerle solución!

Queremos todo aquí y ahora, queremos la solución rápida. Así que nos ‘’cuelan’’ cualquier cosa que nos pinten prometedora, bonita y rápida.

¡Que nos vamos a la playa!

  • Nos venden cuentos, historias de sus amigos, primos, tíos con resultados prometedores y asombrosos, claro, ¡yo también quiero!

  • Resultados mágicos y sin usar varita

  • Super rica en nutrientes, antioxidantes y detox.

  • Alimentos buenísimos, alcalinos, y malísimos, super inflamatorios. Los buenos y los malos

¿Y cuáles son estas dietas?

La dieta del limón, la de la alcachofa, la de los batidos depurativos, la de solo comer verde, solo comer alimentos amarillos… ¡oh, oh!

¿Por qué son temidas por las nutricionistas?

Las dietas milagro, nos pueden hacer perder peso de manera poco saludable. Nuestro cuerpo no es una máquina como todo el mundo piensa, influyen diferentes factores en cada persona para una pérdida de peso. Nos olvidamos de los más importantes, el estrés y el sueño.

Con las dietas milagro, decimos adiós a la educación nutricional basada en hábitos saludables para poder llevar un estilo de vida que se adapte a ti.

Las dietas milagrosas son todo lo que se quiera menos “personalizadas”. No hay un estudio nutricional y personal detrás de ellas. Una historia clínica y dietética completa. Por eso, obligamos a nuestro cuerpo a ingerir una cantidad de calorías y nutrientes, normalmente, muy por debajo de lo que necesita. ¡Claro que al principio perdemos peso! ¡Estamos comiendo menos!

¿El problema?

Nuestro cuerpo se acostumbra a funcionar con poca energía y, al volver a nuestra alimentación habitual, almacenará lo que le sobre mucho más rápido. Aquí aparecerá el temido efecto rebote. Seguro que este sí que te suena…

Entonces, ¿Qué puedo hacer para bajar de peso de forma saludable?

Como siempre decimos en GUT Nutrición, la mejor ‘’dieta’’ para bajar de peso de manera saludable es la educación nutricional. Por eso, nuestra filosofía es enseñar hábitos alimentarios saludables, compatibles con la rutina de cada uno, la práctica deportiva, el estado de salud y la vida social.

No buscamos solo una pérdida de peso, buscamos que cada paciente cambie su alimentación adaptándose poco a poco según sus necesidades; primero con nuestra ayuda y más adelante con sus propios conocimientos.

Nuestro trabajo es cambiar la forma de alimentarse y enfocar a las necesidades de cada uno de una manera saludable.

Buscamos adherencia al tratamiento y, para conseguirla, mucho más allá de recurrir a las dietas milagrosas, debemos recurrir a los profesionales de la nutrición y la dietética.

Lo más recomendable es que acudas siempre a la consulta de un profesional (Diteísta- Nutricionista) de este ámbito que pueda, no solo asesorarte, sino hacer un seguimiento personalizado de tu caso.

Nuestro cuerpo no es una máquina, requiere de tiempo, cariño y esfuerzo.

Consúltanos tu caso para poder ayudarte de manera personalizada y conseguir los objetivos que estás buscando info@gutnutricion.es

“Comer sano no es aburrido, todo depende del sabor que le des”

 

¡QUÉDATE CERCA!

Las cookies de GUT Nutrición son caseras, saludables y sin azúcares añadidos. Analizan tu navegación para obtener datos de tráfico y mejorar tu experiencia web    Más información
Privacidad
Abrir chat
¿En qué podemos ayudarte?
¡Hola!

¿En qué podemos ayudarte?