Guía para seleccionar un buen fiambre

Los embutidos son un alimento que nos encontramos en casi todas las neveras y es que forma parte de la alimentación de muchas familias. Pero, ¿Qué son los embutidos?

Según la FAO

La FAO ( Food and Agriculture Organizatión) considera embutido aquellos productos y derivados cárnicos preparados a partir de una mezcla de carne picada, grasas, sal, condimentos, especias y aditivos introducidos en tripas naturales o artificiales.

Los embutidos se pueden clasificar en dos grandes grupos

  • Embutidos frescos: Elaborados en crudo, sin curado o maduración.
  • Embutidos transformados: Una vez elaborados se les aplican procesos de cocción, curación, fermentación y/o ahumados. 

Sin embargo, si miramos los embutidos en función de su composición podríamos diferenciar los embutidos en:

  • Embutidos de sangre: morcilla
  • Embutidos de carne: salchichón, chorizo, chistorra..
  • Embutidos de vísceras: salchicha, longaniza…
  • Fiambres: mortadela, jamón de york, salami…
Pero, ¿en qué tenemos que fijarnos a la hora de seleccionar un embutido?

Los embutidos son alimentos procesados, por lo que, aunque no se recomiende su consumo diario no tenemos porque eliminarlo de nuestra alimentación.

Hoy te queremos enseñar a seleccionar embutidos, y es que, no es lo mismo comer un lomo embuchado de vez en cuando que consumir embutidos de mala calidad a diario.

Para ello, nos fijaremos en el PORCENTAJE DE CARNE

Deberíamos priorizar aquellos con un porcentaje de carne mayor al 80%. Al fin y al cabo yo lo que busco en un embutido es carne, por lo que si introduzco en mi carro un producto donde me marca que el 60% de carne, ¿qué es el 40% que estamos comiendo?

Para ver que es lo que estamos consumiendo tendremos que irnos a los ingredientes, que, por legislación, deben indicar la cantidad de animal que tiene el embutido.

FIAMBRES

  • Cuando en la etiqueta leamos fiambre, veremos en sus ingredientes que el porcentaje de carne no es superior al 50%. El resto estará formado por azúcar, fécula de patata, aditivos, potenciadores de sabor…
  • Su precio es bajo
  • Tienen gran sabor debido a los aditivos añadidos
  • No es un producto saciante

JAMÓN COCIDO

  • Cuando en la etiqueta leamos jamón cocido (sin la palabra extra), veremos en sus ingredientes tiene un porcentaje de carne entre el 60-70%
  • Por legislación, no pueden contener féculas
  • Si que pueden contener aditivos para potenciar su sabor

JAMÓN COCIDO EXTRA

  • Cuando en la etiqueta leamos jamón cocido EXTRA, veremos en sus ingredientes que tiene un porcentaje de carne en torno al 80 -90 % de carne.
  • Al aumentar el contenido en carne, el contenido de aditivos disminuye.
  • No pueden llevar féculas ni proteínas para aglutinar el agua.
  • Este jamón debería ser nuestra primera elección.
No te dejes engañar, la industria suele utilizar la palabara «extra» (extra jugoso, extra fino...) para que pensemos que es un embutido de mejor calidad. Ve siempre a los ingredientes y mira el porcentaje de carne.
 
Y por último, que te lo corte el carnicero no significa que vaya a ser un embutido de calidad. Muchas veces pensamos que lo que corta el carnicero es de mejor calidad que los paquetes que podemos encontrar en el refrigerador del supermercado. Sin embargo, es lo mismo.
 

Recuerda para comer saludable hay que empezar por mirar que introducimos en nuestro carro de la compra. Desde GUT Nutrición te podemos ayudar de manera personalizada y enseñarte cómo realizar una adecuada lista de la compra.

Related Posts

Las cookies de GUT Nutrición son caseras, saludables y sin azúcares añadidos. Analizan tu navegación para obtener datos de tráfico y mejorar tu experiencia web    Más información
Privacidad
Abrir chat
¿En qué podemos ayudarte?
¡Hola!

¿En qué podemos ayudarte?